Los New York Knicks más fuertes y concentrados que nunca

Autor: Imagen Sports

abril 21, 2021

El conjunto de Tom Thibodeau, ha tenido una muy buena temporada, logrando generar auténtica fortaleza atrás, y convirtiéndose en el cuarto mejor registro defensivo de la NBA, característica que impulsa su racha de siete victorias para ser quintos del Este. 

New York Knicks acumula siete victorias seguidas. Su identidad a contracorriente de las tendencias de la liga y su férreo carácter defensivo potencian el regreso a Playoffs del equipo, que en estos momentos es 5º del Este con un balance de 32-27 y con una ventaja de 1,5 partidos respecto al Play-in.

Los de la Gran Manzana dejaron a Charlotte en 97 puntos, una barrera mágica para ellos. Son la cuarta mejor defensa de la NBA esta temporada, marca que mantienen durante este tramo de triunfos. La diferencia es que potencian más todavía los puntos generados tras sus exitosas paradas y que jugadores como Derrick Rose muestran otra cara en ataque. 

Y, por supuesto, Julius Randle continúa a nivel All-Star.
»Lo importante para nosotros es no perdernos. Si empiezas a mirar hacia los Playoffs y las rachas de victorias, pierdes el enfoque durante la preparación», dijo Tom Thibodeau tras el triunfo. »Ahí es donde debe estar nuestro enfoque. Simplemente vamos día a día, paso a paso, y si nos ocupamos de todas las cosas de las que tenemos que ocuparnos, entonces todas las demás cosas se solucionarán por sí solas. Y es fácil perder el rumbo. No puedes hacer eso”

Para los Knicks todo comienza atrás, desde la defensa. Incluso en esta brutal mejora en ataque también los vemos con algunas pulsaciones más. Mejoran su rendimiento y aumentan los contragolpes, que parten de ese esfuerzo en el campo propio.

«Tenemos que tomarlo día a día, no pensar en el futuro«, añadió Rose, autor de 17 puntos y 5 asistencias para ganar a Charlotte. «Por supuesto que quieres el primer lugar, pero tenemos que aceptar el desafío todos los días, en cada entrenamiento, en cada práctica de tiro«.

Por otra parte, los Knicks son el equipo más lento de la liga, dominan los tableros y su defensa hace estragos. Así, al combinar eficiencia defensiva y un ritmo bajo, nos encontramos con un equipo que recibe muy pocos puntos en la estadística total o de promedio por partido. Y con esa línea de los 97 siempre ganan.

Los de Thibodeau han disputado 13 partidos esta campaña, incluido el de Charlotte, en el que hayan dejado al rival en 97 puntos o menos, ganando todos ellos. Lakers, Bucks o Celtics están en la lista, pero también Cavaliers, Thunder o Pistons. Y es que los Knicks se han convertido en un equipo serio y con identidad. Si miramos esta misma estadística de los 97 en las últimas cinco temporadas, desde la 2015-2016 hasta la 2019-2020, la diferencia es radical: perdieron prácticamente el 30% de los encuentros.

El enfoque del equipo es que el trabajo no ha terminado. Todavía no tienen asegurada la postemporada y caer al Play-in puede suponer un golpe terrible para las aspiraciones del conjunto neoyorquino. Su mejor recurso para estas últimas semanas es utilizar esa identidad, el muro Knickerbocker, para dar a su afición la alegría de regresar a Playoffs con un conjunto duro y competitivo.

Más publicaciones…