Justin Fields es la esperanza de los Bears

Autor: Imagen Sports

mayo 24, 2021

Desde la pasada noche del Draft, los ánimos cambiaron para la escuadra de los Bears, después de que el quarterback novato Justin Fields, fuera confirmado para estar entre sus filas

Esas palabras enviaron a la mayoría de aficionados de Chicago a un mayor frenesí. La abrumadora mayoría de fans de los Bears ha tomado partido a favor de Fields. La agresiva movida del gerente general Ryan Pace para ascender en el draft nueve posiciones por el quarterback de Ohio State se recibió casi con elogios universales.

Y es que en caso de que no estés muy familiarizado con el asunto, los Bears no han tenido mucho éxito en el mercado de los quarterbacks, por más de 70 años.

La situación podría calificarse como una verdadera sequía, porque durante las décadas de 1960s y ’70s su desempeño de plano, se fue al olvido; aunque los Bears conquistaron el campeonato de la NFL en 1963, no hubo mayores frutos, jugadas ni emociones y los siguientes 13 años los pasaron fuera de playoffs.

Posteriormente Jim McMahon guió a la franquicia al triunfo en el Super Bowl XX, pero lesiones abreviaron su tiempo en Chicago.
Jim Harbaugh –como McMahon— arribó con todo el talento, pero la organización careció del suficiente talento ofensivo entre sus coaches, y la infraestructura, para desarrollarlo apropiadamente.

Erik Kramer tuvo una espectacular –de acuerdo a los estándares de los Bears— campaña de 1995, pero nunca volvió a alcanzar las mismas alturas.

El recluta de primera ronda, Cade McNown, fiasco.

El recluta de primera ronda Rex Grossman jugó a un nivel espectacular durante el primer mes del 2006 –los Bears alcanzaron el Super Bowl XLI— pero sus puntos bajos fueron demasiado profundos como para sostener una larga carrera.

Jay Cutler –posiblemente el jugador más talentoso en ocupar la posición para los Bears— reescribió los libros de marcas por pase, pero condujo al club a una aparición de playoffs en ocho campañas.

Y, finalmente, Mitchell Trubisky, otro recluta de primera ronda, mostró destellos, pero sufrió para encontrar la suficiente consistencia contra competencia de alto nivel.

Ahora Fields intentará romper el molde.

Después de transferir a Ohio State desde Georgia, Fields jugó dos temporadas de fútbol americano dominante en uno de los mejores programas del país contra el mejor talento. Fields pasó para 63 touchdowns contra nueve intercepciones, al tiempo que Ohio State se fue con marca de 20-2, obtuvo dos títulos de la Big Ten, y alcanzó en dos ocasiones el College Football Playoff. Fields, un dos veces Jugador Ofensivo del Año en la Big Ten, tiró para 385 yardas y seis touchdowns en una brillante actuación de semifinales frente a Clemson.

Además, hay que tomar en cuenta las raras habilidades físicas que estuvieron a la vista durante el recientemente completado minicampamento para novatos de Chicago. Tampoco hay que confiarze, el minicampamento para novatos no está ni cerca a lo que será la acción real de un juego de NFL, pero el tamaño de Fields (6 pies con 3 pulgadas, 228 libras), movimiento y potencia en el brazo fueron ciertamente notables, incluso en un ambiente controlado y sin contacto.

“Una de las grandes fortalezas que tiene, ser capaz de mostrar precisión con el pase profundo”, expresó el head coach de los Bears, Matt Nagy. “Fuimos a su segundo pro day. Justin estaba allí atrás, y justo antes, [el head coach de los Buckeyes] Ryan Day dijo, ‘Miren cuando este siguiente pase profundo llegue justo aquí’. ¿Quién lo diría? Justin recibió el ovoide desde la formación escopeta, roló a su lado derecho y disparó, simplemente se podía sentir. Pienso que es una de las cosas que mejor hace. Y es algo que queremos ser capaces de utilizar tanto como sea posible”.

La evaluación de Nagy respecto a Fields continuó.

“Definitivamente posee rara velocidad para un quarterback”, dijo. “Cuando lo observas jugar en video, para el tiempo en las 40 yardas que marcó, es una velocidad controlada la que tiene. Así que juega como quarterback primero, y usa sus piernas después. Así que, lo que sucede cuando tienes eso: las defensivas pueden colapsar el bolsillo, y aun así no te alcanzan, y extiendes las jugadas con las piernas. Eso es difícil para coordinadores defensivos. Cuando te conviertes en corredor –cuando te quitan eso y no simplemente eres capaz de correr para 15 o 20 yardas, sino eres capaz de recorrer la distancia e irte para 70 o 80, lo que logra hacer– es otro elemento por completo.

“Así que, la parte emocionante en ser capaz de contar con un tipo que puede hacer algunas cosas con las piernas, pero sabes que logra hacer grandes cosas con el brazo también, bueno, eso es divertido. Es algo bueno allí.

«Queremos que aprenda esta ofensiva para que pueda jugar a esa velocidad de 4.4 que ha mostrado cuando está allá afuera. n tipo como Andy Dalton o Nick Foles que no poseen esa velocidad de 4.4 deben ser capaces de jugar velozmente con la mente, con las decisiones que toman, junto con Justin. Cuando se tiene la velocidad que él tiene, definitivamente es un elemento raro”.

De cualquier modo, Fields tiene grandes posibilidades de jugar como novato. La fecha exacta de cuándo suplante a Dalton está en el aire, pero Nagy probablemente creará paquetes específicos o jugadas para Fields, para darle minutos desde el inicio.

El mejor escenario posible es que Fields supere a Dalton orgánicamente. Si ello sucede, quizás los Bears puedan quitarse la maldición de quarterbacks que ha plagado a esta ciudad.

Más publicaciones…

Los Aaron’s destruyen Detroit

Los Aaron’s destruyen Detroit

Ayer vivimos el segundo Monday Night Football de la NFL en este 2021 enfrentando a los Green Bay Packers y los Detroit...